¿Quiénes somos? Compromisos Contacto


Presa de Jales
 

En una operación minera, los jales son los desechos sólidos que se generan al procesar minerales en las plantas de beneficio, y los mismos son almacenados en sitios llamados Presas de Jales. En el proyecto Paredones Amarillos, la presa de jales será el almacén permanente de los jales generados por la planta de procesamiento. Antes de su almacenamiento final en la misma, los jales serán tratados para eliminar la presencia de cianuro libre y recuperar la máxima cantidad de agua posible. Los jales contendrán 20-25% de agua en el momento de su almacenamiento en la presa de jales.

El proyecto Paredones Amarillos contempla procesar aproximadamente 38 millones de toneladas de mineral durante la vida del proyecto. La presa de jales tendrá capacidad para aproximadamente 40 millones de toneladas de jales, lo cual representa más de la producción total de la vida de la mina. Además, la presa está diseñada con la capacidad de almacenar 670,000 metros cúbicos de agua de lluvia. Este volumen de almacenamiento de agua corresponde a 2.5 veces la cantidad de agua que puede acumular como resultado de una tormenta, huracán o ciclón de 315mm (el evento máximo de 24 horas, 100 años).

La presa de jales se construirá usando 43.45 millones de toneladas de roca estéril de la mina, en cuatro fases de construcción. Esta roca será puesta en capas de 1-2 metros y compactada para lograr las especificaciones del diseño. Una vez compactada y conformada, la superficie interior de la presa se cubrirá con una capa de material aluvial con un espesor de 300 mm mínimo. Sobre esta capa de material aluvial compactada, se colocará una membrana impermeable de polietileno de alta densidad (HDPE por sus siglas en inglés) con un espesor de 1.5 mm. Por encima de la membrana de HDPE se armará un sistema de drenaje para colectar la solución y bajar la presión sobre la membrana. Esta solución se enviará de regreso a la planta de proceso.

El diseño de la presa de jales incluyó un análisis de estabilidad sísmica. Los taludes han sido diseñados para proporcionar un factor de seguridad en condiciones estáticas (condiciones normales) y condiciones que pueden existir en un evento sísmico. El diseño del talud interior es 2.5 horizontal a 1.0 vertical y el talud exterior es 2.0 (h) a 1.0 (v), lo cual hace que los taludes tengan mayor resistencia a fracturas.

Los estudios hidrogeológicos completados por AGRA Earth & Environmental en 1997 indican que el flujo de aguas subterráneas en el área de la presa va desde el sureste hacia el noroeste. Por esta razón, y en cumplimiento de los requerimientos SEMARNAT, se instalará una red de pozos de monitoreo alrededor de la presa al este, norte y oeste como parte de a primera fase de construcción de la presa. Las muestras de agua de estos pozos se analizarán en forma regular para detectar, lo más pronto posible, cualquier - aunque improbable - contaminación de los acuíferos. Cabe destacar que con el diseño de la presa y de los taludes, así como el uso de esta geomembrana de HDPE y el sistema de recolectores de solución, la probabilidad de que eso ocurre es casi nula. Los resultados de estos análisis se estarán informando a las autoridades correspondientes y siempre estarán disponibles en las oficinas de la empresa para revisión de quien los requiera.

Una vez terminada la construcción de la cuarta fase de la presa de jales, los taludes exteriores se cubrirán con una capa de suelo (del mismo suelo que estaba originalmente en el lugar y que se habrá recuperado y almacenado) y revegetados. La siguiente imagen muestra como se verá la presa de jales una vez terminada la fase cuatro y revegetados los taludes exteriores (aproximadamente el sexto año de operaciones).



El impacto visual del proyecto desde la Reserva de la Biosfera, ha sido un detalle del diseño del proyecto. Las instalaciones de la mina y planta, tanto como las tepetateras y la presa de jales han sido diseñadas para minimizar el impacto visual desde el resto de la Reserva de la Biósfera. La siguiente imagen fue generada para mostrar la vista del proyecto desde la cumbre de El Picacho. Nótese que la única parte del proyecto visible será la esquina oeste de la presa de jales.



En 1997 muestras de jales fueron sometidos a varias pruebas, incluyendo análisis de potencial de formar acido y una caracterización de la peligrosidad y toxicidad (CRETIB). En la prueba que duro 20 semanas, los jales no mostraran la potencial de generar acido. Las pruebas CRETIB clasificaron los jales como no tóxicos ni peligrosos. Sin embargo, a finales del mes de Octubre de 2009, la empresa concluyó un programa de barrenación. Uno de los propósitos de este programa era de obtener muestras de mineral del yacimiento para su análisis metalúrgico y medio ambiental. Las muestras de los jales serán sujetos a varias pruebas para evaluar, entre otros, el potencial de generar ácido, determinar el potencial de la lixiviación de otros metales por las aguas de lluvia, prever la calidad química de la solución que se quedará en los jales, y determinar las concentraciones y formas de otros elementos que pueden existir de éstos jales. La empresa estima que los primeros resultados estarán disponibles en Febrero de 2010.

Una vez terminado el proyecto, la superficie de la presa de jales será conformada y restaurada. La restauración de la superficie de los jales se hará en varias etapas. Primero, se agregará una capa de roca protectora y se implementará un sistema de drenaje de la superficie. La roca estará cubierta con una capa del suelo originalmente ubicado en este lugar y revegetada. El propósito de la restauración de la presa de jales, además de buscar la recuperación ecológica del sitio, es de restablecer las condiciones idóneas que permitirán el crecimiento de las especies nativas, controlar los escurrimientos superficiales evitando así la erosión de la capa de roca protectora y los jales, para maximizar la integridad de los taludes de la presa.

El monitoreo después del cierre de la mina, el cual consistirá principalmente en monitorear la calidad del agua de los pozos de monitoreo y las evaluaciones del programa de restauración ecológica. El monitoreo de la calidad del agua se hará trimestralmente hasta que las autoridades nos indiquen que la restauración es satisfactorio y el monitoreo no es necesario. En cuanto a la evaluación del programa de revegetación, continuará hasta que se cumpla con los estándares establecidos en las autorizaciones y se obtenga evidencia de haberse recuperado la funcionalidad ecológica.

Veracruz 925, esq Calafia, Fracc California, La Paz, B.C.S. C.P. 23060 Minera Paredones Amarillos. Todos los derechos reservados.

Página de inicio